El cáncer y su prevención en el transcurso de la vida

 

INCAP, 4 de febrero de 2021 

 

cancer01Cáncer es el término utilizado para las enfermedades en que las células anormales se dividen sin control y son capaces de invadir otros tejidos. Las células cancerosas se pueden diseminar a otras partes del cuerpo a través de la sangre y el sistema linfático.

El cáncer no es una sola enfermedad sino muchas enfermedades distintas. Existen más de 100 tipos de cáncer, los cuales se pueden prevenir con decisiones saludables, así también al hacerse pruebas de detección con regularidad, se puede detectar de manera temprana el cáncer de mama, de cuello uterino y colorrectal (colon).

De bebés a jóvenes adultos

En el transcurso de la vida, desde bebés a la edad adulta, se puede reducir el riesgo de adquirir cáncer tomando decisiones saludables como: tomar suficiente ácido fólico durante el embarazo, amamantar, garantizar relaciones y ambientes seguros, estables y enriquecedores para todos los niños y las familias, evitar el consumo de alcohol y tabaco durante el embarazo.

Mantenerse alejados del humo de segunda mano, reducir la exposición a la contaminación ambiental relacionada con el tráfico vehicular, evitar la exposición a sustancias químicas que pueden causar cáncer.

Alimentarse con variedad de frutas y verduras, realizar suficiente actividad física, mantener un peso saludable, limitar el consumo de bebidas alcohólicas y azucaradas.

Limitar la cantidad de radiación usada durante ciertos exámenes médicos, como las tomografías computarizadas; recibir la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH).

Evitar el bronceado intencional, dejar el cigarrillo y cualquier otro consumo de tabaco, prevenir el consumo del alcohol en los menores de edad.

La mediana edad, el tiempo aproximadamente entre los 45 y 64 años, es cuando los efectos de exposiciones y conductas de salud dañinas empiezan por lo general a aparecer. A esta edad, los adultos pueden presentar el inicio de enfermedades crónicas o de otros problemas de salud. Durante este tiempo de transiciones de la vida y retos de salud únicos, los adultos pueden hacer cambios positivos para reducir su riesgo de cáncer y ayudar su salud durante la mediana edad y en adelante.

Promover conductas que sean saludables, puede disminuir el riesgo de cáncer de la persona. Algunos ejemplos son los siguientes:

Realizar suficiente actividad física, mantener un peso saludable, dormir lo suficiente, obtener la atención médica adecuada: Controlar las enfermedades crónicas como la diabetes, hacerse la prueba para detectar la infección por el virus de la hepatitis C (VHC), obtener ayuda para dejar de fumar, hacerse pruebas para detectar y controlar la obesidad, realizarse pruebas de detección para ciertos tipos de cáncer.

Evitar la exposición excesiva a la radiación UV, limitar el consumo del alcohol, dejar el cigarrillo y cualquier otro consumo de tabaco, limitar la dosis de radiación durante procedimientos médicos por imágenes.

Adultos de 60 años en adelante. Más de dos tercios de todos los casos nuevos de cáncer son diagnosticados entre este grupo. A medida que aumenta la cifra de adultos que viven hasta edades más avanzadas, también aumenta la cantidad de nuevos casos de cáncer. En el 2015, más de 1.6 millones de personas recibieron un diagnóstico de cáncer.

Por lo general, muchos factores causan cáncer con el paso del tiempo. Esto significa que incluso hasta en etapas avanzadas de la vida, puede haber oportunidades para prevenir o retrasar la aparición de nuevos cánceres. Las investigaciones parecen indicar que como sociedad podemos hacer más para reducir el riesgo del cáncer y preservar la salud a medida que los adultos llegan a los 60, 70 y más adelante en su vida.

Fuente: https://www.cdc.gov/spanish/cancer/dcpc/prevention/midlife.htm

 

CANCER 01 01