Recomendaciones para el consumo de frutas en ambientes recreativos y de trabajo

Introducción

La mala alimentación y la falta de actividad física han contribuido a que en países de ingresos de medios a bajos, como los de Centroamérica y el Caribe, aumenten la prevalencia de enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT), como la diabetes, distintos tipos de cáncer y las cardiopatías.

Puede observarse un acelerado cambio en los hábitos alimenticios en donde las familias han dejado de consumir comidas caseras y alimentos naturales, como las frutas y verduras, para sustituirlos por alimentos de alto contenido calórico, como los dulces, la comida chatarra y otros alimentos ultra procesados.

En países en vías de desarrollo puede notarse el aumento en el sobrepeso y la obesidad, factores de riesgo asociados a las ECNT, lo cual ha hecho que estas lleguen a ocupar los primeros puestos entre las causas de muerte y enfermedad lo que provoca un alto gasto en el tratamiento de una enfermedad crónica.

Es por ello que varios organismos mundiales, regionales y nacionales, han planteado políticas, estrategias, planes y otras iniciativas encaminadas a promover un estilo de vida más saludable, que incluya una alimentación adecuada y un aumento en la actividad física.

Estas acciones implican, entre otras:

  • Promover un mayor consumo de frutas y verduras: las personas deberían consumir 400 gramos diarios (cinco porciones) para prevenir enfermedades como las cardiopatías, el cáncer, la diabetes y la obesidad, y por ende se podrían salvar 1,7 millones de vidas (OMS, 2015).  El consumo aparente en los países de Centro América está muy por debajo de esta recomendación.
  • Con el objetivo de contribuir a promover una alimentación saludable, el Consejo Agropecuario Centroamericano (CAC) plantea promover la comercialización, la disponibilidad y el consumo de frutas en los mercados internos de los países centroamericanos y República Dominicana.
  • Se busca que se implementen iniciativas institucionales en los ambientes de trabajo y otros espacios institucionales, como universidades y lugares recreativos que busquen incorporar, en su servicio o espacio de alimentación la promoción de hábitos saludables.

 

ESTRATEGIAS MUNDIALES QUE SE PROPONEN PARA MOTIVAR UNA VIDA SALUDABLE:

 

  1. Estrategia mundial para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles (OMS, 2000).

Puntos relevantes:

    • Se basa en lo aprendido hasta el momento sobre actividades de prevención y control de enfermedades crónicas no transmisibles
    • Señala que enfermedades, como las cardiovasculares, el cáncer, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y la diabetes, están asociadas a factores de riesgo prevenibles y comunes, relacionados
    • con el modo de vida, como lo son un alimentación malsana y la falta de actividad física.
    • destaca que la prevención de esas enfermedades debe concentrarse en la lucha contra esos factores de riesgo, haciendo intervenciones a
    • nivel de la familia y de comunidad.
    • Las más relevantes que se plantean en esta estrategia y que tienen que ver con la alimentación adecuada y, por tanto, con el consumo de frutas están (OMS, 2000:3-4)
    • Objetivo dos: “Reducir el nivel de exposición de los individuos y las poblaciones a los factores comunes de riesgo de enfermedades no transmisibles, como el consumo de tabaco, una dieta malsana y la falta de actividad física, y sus determinantes”.
    • Componente clave dos: “La promoción de la salud a lo largo de toda la vida y la prevención son los componentes más importantes para reducir la carga de mortalidad y discapacidad prematura debidasa la presencia de los factores de riesgo señalados.
    • “…la aplicación de la estrategia requerirá: una acción en todos los niveles, desde las organizaciones y organismos mundiales y regionales hasta los Estados Miembros y las diversas comunidades”.

 

  1. Estrategia mundial de la OMS sobre régimen alimentario, actividad física y salud

Puntos relevantes:

    • Aborda dos factores de riesgo de las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT): el régimen alimentario y la actividad física.
    • Destaca el escaso consumo de frutas y hortalizas como uno de los factores de riesgo que más contribuye al aumento de las ECNT.

 

  1. Un marco orientador para la promoción de frutas y verduras a nivel nacional. (FAO Y OMS, 2005)

Puntos relevantes:

    • Iniciar/fomentar el trabajo en común entre los ministerios de salud y de agricultura para promover conjuntamente frutas y verduras.
    • Apoyar a los países a lanzar proyectos piloto para determinar vías factibles y efectivas para aumentar el consumo de frutas y verduras, especialmente en los países en vías de desarrollo.

 

Bibliografía:  DCE/155. INCAP/SECAC. Estrategias y recomendaciones para la promoción del consumo de frutas en los ambientes recreativos y de trabajo. Guatemala: INCAP/SECAC, 2016.